6.7.14

Siente una ONG a su mesa

Me gusta el programa millonario anónimo. Me siento ante la pantalla y me lo creo todo, sigo la historia y las lágrimas me parecen verdaderas. Cuando uno sabe que en la televisión todo es mentira, este programa me llama la atención, porque su propuesta de reality parece algo diferente.




Me resulta lento, con demasiados planos de situación. Y las historias me parecen poco desarrolladas.Se me quedan cortas las explicaciones sobre la construcción de los lazos afectivos entre millonario y voluntariado. Hay transiciones de tiempo, elipsis que me parecen muy largas en el tiempo.

El formato es inglés, The Secret Millionaire. La productora Zodiak Media Production lo ha vendido en todo el mundo. En España lo realiza Magnolia que contacta con las ONG y le dice que trabajan en un documental sobre el voluntariado.

El modelo de sociedad que representa me disgusta: un entorno social en el que los problemas de desigualdad los solucionamos de forma caritativa. Creo que debemos construir entornos sociales más igualitarios en los que las oportunidades de desarrollo personal y las necesidades de dependencia sean problemas de Estado.
A este paso no sé sí todas las ONG van a encontrar un millonario anónimo que invitar a cenar. Revisaremos nuestros clásicos, de la mano de Berlanga y Azcona volvamos a Plácido «siente un pobre a su mesa».


No hay comentarios:

Publicar un comentario