20.6.16

Víctor Erice en Locarno International Film Festival



He pasado la tarde viendo esta entrevista que hace Miguel Marías a Víctor Erice en Locarno International Film Festival. Y como siempre que escucho a un maestro me surgen cuestiones teóricas para las que no tengo respuestas acertadas.


No comparto algunas de las afirmaciones. Por ejemplo, entender el cine y el audiovisual como elementos disociados, yo creo que se retroalimentan en sus formas y en sus contenidos, pero no que son espacios opuestos. Hoy el audiovisual toma, copia elementos narrativos del cine para contar sus historias.

Me parece muy acertada la metáfora cine como país imaginario. Creo que es un espacio imaginario en el que se comparten muchas vivencias universales del ser humano: deseos y frustraciones.


Acierta plenamente cuando pone el acento en la importancia del encuadre en la narrativa cinematográfica. Y remarca la necesidad de trabajar el encuadre con detalle y precisión para que genere significados concretos, no todos los encuadres son correctos para contar una historia.


Pienso que no tiene razón cuando criminaliza la televisión como hecho comunicativo que destruye la narrativa clásica cinematográfica.


Hoy no se habla del cine, se habla de audiovisual. Para mí el cine es distinto de lo audiovisual. Pero hoy es de lo que se habla.

El cine tal como lo hemos contemplado desde sus orígenes, prácticamente cerca de cien años, ya prácticamente está en vías de extinción.
16:44
El cine, las películas me permitieron ser ciudadano del mundo, ciudadano del mundo; y eso es algo extraordinario, extraordinario.

Ese país, he dicho, existe, se llama cine, pero no viene en los mapas.
Es lo que hoy, como ciudadano de ese país, me permite encontrar a los cineastas japoneses, por ejemplo, y a los cinco minutos estar hablando de cosas absolutamente comunes, somos de culturas completamente distintas, pero tenemos una lengua en común: el arte de las imágenes y de los sonidos.
Y eso es extraordinario. extraordinario.
40:50
Hay un fenómeno, yo creo generalizado que es la perdida en la escritura cinematográfica del valor del encuadre.

Yo he tenido una formación digamos clásica, donde el encuadre era fundamental porque precisaba lo que quería que el espectador viera y nada más. Era una selección, a la manera que un pintor selecciona el espacio.
(...)
01:09:50
Ha habido todo un proceso, por el cual, verdaderamente, elementos que antes eran primordiales de la escritura cinematográfica, se han ido devaluando, han sido sustituidos por algo, que nace probablemente de la práctica televisiva.

01:12:40

Para los que quieran recordar el cine de mediados del siglo XX, en concreto el cine Kursaal. 

10.6.16

España ha perdido la UEFA Euro 2016


Los realizadores españoles no están seleccionados para organizar las imágenes que cuenten en directo los partidos de esta competición. Las empresas de ingeniería audiovisual españolas no participan en la producción del evento futbolístico. 
Dos veces campeones de Europa, en lo futbolístico, y en lo audiovisual ni siquiera nos hemos clasificado. La culpa la de esto la apuntaba John Carlin en El PAÍS hace unas semanas:
La empresa catalana que controla la señal televisiva de la Liga española es tan inepta, o tan roñosa, que un niño con un iPhone sería capaz de realizar producciones de superior calidad. (...) la experiencia de ver un partido de la Premier por televisión sea más atrayente que la de ver un partido español para los telespectadores en China, Nigeria o Estados Unidos, independientemente de la inferior calidad intrínseca del fútbol inglés.
  • Jamie Oakford. Realizador de ITV Sport desde 1996, uno de los realizadores ingleses más considerados. Fue el realizador de la final de la última copa del mundo.



Las empresas de tecnología que colaboran como Outside Broadcast (OB) para la cobertura tecnológica son belgas, francesa, inglesa y suiza. Estas compañías son:

  • NEP (Belgium),
  • Euromedia (France),
  • Telegenic (UK),
  • AMP Visual (France)
  • Mediatec (Sweden).
  • Las repeticiones las realizará EVS en un camión aparte.



Aunque en el palco se sienten altos representantes españoles, en la producción y la realización del evento no nos representa nadie, ya hemos perdido.