21 de febrero de 2018

La quietud de Isabel Coiset




En una playa del norte un hombre y una mujer hablan con el cielo cargado de nubes. El horizonte marca el encuadre. Un encuadre clásico, equilibrado, lleno con una inquieta quietud. 
Planos clásicos, encuadres clásicos, puesta en escena clásica, actores contenidos, todo parece llamar a la quietud, al tedio. Pero no, esta directora consigue que vibremos con su heroína, que disfrutemos con cada pequeña batalla ganada a los poderes fácticos, que nos emocionemos con el éxito de ventas de su librería: Lolita de Nabokov.


Isabel Coixet cuenta su película, La Librería, con un tempo pausado, el enfrentamiento de una mujer con el poder establecido. Muestra su coraje. Describe la lucha de esta mujer para abrir una librería cuando solo encuentra impedimentos, ella batalla desde la ingenuidad para superar las trabas que le ponen: la cacique, el banquero, el periodista, el abogado, el inspector de educación, la modista, etc. En toda pequeña comunidad los destinos de sus habitantes están escritos desde la cuna. En las pequeñas ciudades, enfrentarse al reparto de papeles distribuido antes de nacer requiere algo más que buena voluntad.


Recuerda a un tipo de cine japonés, el que alarga la duración de los planos, el que encuadra con sobriedad, el que muestra la tensión, la ansiedad, de un personaje sin mover la cámara.

Me gusto como coloca las cámaras en una secuencia, esa en la que muestra el diálogo de la protagonista con el banquero. Utiliza un plano contraplano clásico (plano general, plano de un personaje, contraplano del otro) pero los resuelve colocando las cámaras en posición cenital respecto al eje de la acción.

Rodearte de los mejores profesionales casi siempre es garantía de éxito. El equipo de técnicos con los que trabaja en casi todos sus proyectos es brillante, entre ellos hay que destacar:
Reconozco que los trabajos de esta directora me emocionan. Sus historias y su forma de contar, personal, diferente y arriesgada me hacen disfrutar del tiempo que paso en la butaca, frente a la pantalla.