28.1.14

Las dagas y la estética


El cine Doré es en una interesante sala para revisar películas. Con las butacas pobladas por una mayoría de espectadores que ya hace años que peinan canas. El fin de semana la sala se llenó para ver La casa de las dagas voladoras (House of Flying Daggers) una película del chino Zhang Yimou.

Es la historia de un viaje en el que los personajes principales van descubriendo a cada paso nueva y sorprendente información a los espectadores. Estos cambios radicales en los personajes, hace girar la historia y modifican continuamente el objetivo final del viaje. Son vueltas tan radicales de guion que casi llegan a deteriorar la verosimilitud de la historia.

La excelente factura estética permite que la narración avance con solvencia y con certeza. La puesta en escena nos ofrece espacios plenos de equilibrio y color a cada cambio radical en la historia. Entre los espacios más llamativos está La casa de lenocinio, construida con un derroche de imaginación, con una composición siempre equilibrada organiza los elementos dentro del cuadro con un orden clásico; como podemos ver en la distribución de los músicos entorno a la bailarina. Otro ejemplo de propuesta estética que hace avanzar la narración es el verde bosque de bambúes, reforzado por el verde de la vestimenta de sus habitantes.


La utilización expresiva de los objetivos por el equipo de fotografía, nos permite sentir las emociones de los personajes. Utiliza una corta profundidad de campo en los primeros planos para destacar la mirada. Este mismo recurso lo usa para incrustar a los protagonista en un bosque confundiendo su silueta con la de los árboles que lo pueblan. Con grandes angulares nos muestra la grandeza de la naturaleza frente a las humanas disputas amorosas de los protagonistas. Fotografía de Zhao Xiaoding.

Los efectos de sonido (armas, trajes, viento, etc.) arropan algunas secuencias de acción y permiten que estas emocionen al espectador como si el montaje de imágenes estuviese acompañado de una banda sonora musical.

Interesante revisión de una película China rodada en Ucrania y cuyo montaje sonoro se ha realizado en Australia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario