25.6.13

Garci ya no hace cine

Un amigo me remite esta entrevista a José Luis Garci: “No volveré a hacer cine, y lo digo con nostalgia jubilosa” Publicado por Ángeles González-Sinde. Desde la facultad me gusta el cine de Garci, no todas, pero si muchas de sus películas. Encuentro en ellas un país añejo, pero real, una sinceridad clara e ingenua en sus propuestas estéticas. Cuando visiono sus películas más antiguas me siento respirando el aire del Madrid de los setenta.

He revisado sus primeros cortos y me he encontrado con trabajos bastos, como pinturas realizadas con brocha gorda, que al verlas con distancia componen frescos llenos de sentido. La entrevista a Alfonso Sanchez resulta tediosa, pero si la miras dos veces encuentras en esos metros de celuloide la mejor descripción de los señoritos madrileños de aquella época. Mi Marilyn es un corto conformado con una sucesión de fotos sensuales de la actriz, miradas con los ojos lascivos de un joven de los años del franquismo todo bajo la amenazante figura del cura de la época.  Ahora esas miradas de adolescente se dan en las sucesiones anárquicas de imágenes de internet. Por cierto, como volvemos a tener la religión en las aulas, en años venideros un primerizo director de cine volverá a contarnos la angustia de un chico reprimido en un colegio religioso concertado



En su cine hay mucha clase media de final de siglo XX, la que tiene asignaturas pendientes en sexo y verdes parcelas para los fines de semana.

A Garci hay que agradecerle el programa de La2 ¡Qué grande es el cine español!

No sé si Garci sabe por qué lo interrumpieron 6 meses, en pleno centenario del cine español, cuando se llamaba "¡Qué grande es el cine español!" y creo que estábamos permitiendo descubrir o revalorizar películas muy desconocidas; a mí me interesaba demostrar que se podía hablar de Erice, Mur Oti o Rafael Gil igual que de Godard, Sirk o Hathaway, y que las películas españolas podían merecer una segunda mirada, que era lo más importante. 
Miguel Marías

Cuando releo la entrevista coincido con el director en algunas apreciaciones y difiero en otras. Comparto cuando dice que los técnicos de cine en este país son muy buenos y que para hacer cine se necesita talento y sensibilidad.

No comparto el aburrimiento que le produce The wire, y admiro como él la serie El Ala Oeste de la Casa Blanca.


No. El que fue es tu padre. En el coloquio de ayer lo dije, le dediqué a tu padre 20 minutos. Un día que estábamos en Burgos en el Hotel Almirante Bonifaz dando la charla esa de siempre: la crisis del cine español, qué hacemos con el cine, porque nos daban allí unas pesetas, tu padre me dijo: “Tú eres un director de cine cojonudo”. Le contesté “Pero ¿qué me estás contando?”, y él “te lo digo yo que en X Films fíjate todos los que veo pasar: Manolo GutiérrezGarcía Sánchez…”. Todos sus compañeros de la Escuela pasaban por allí haciendo cortos que él producía. Y me dijo “Porque tú no cuentas las películas como las cuentan ellos, las cuentas en planos”. Y eso es verdad. ¿Cómo es la película? Un western: plano general enorme, está diluviando, las montañas recortadas, unos relámpagos, ves la caravana que va avanzando, la cámara se mueve lentamente y entra la cara de un indio. Eso es un plano de John Ford. Otros escribirían simplemente “Va una caravana y los indios la atacan”. Yo le dije: “Pero tú has ido a la escuela y yo no y me han dicho que hay que estudiar geometría para la puesta en escena, matemáticas, rollos de esos”. Y él me dijo: “Talento y sensibilidad, no se necesita nada más. Lo otro lo aprendes en dos días”. Y coincidió que me lo había dicho también el crítico Alfonso Sánchez, que eso de la escuela era un poco patraña, que allí solo se hablaba de política, lo cual era verdad, y nadie sabía rodar cuatro personajes alrededor de una mesa. Total que tu padre me dijo “¿A ti qué te gusta de verdad?”, y le dije “el fútbol”, y él me dijo “pues haz una cosa de fútbol”. Y le dije “Pues vamos a hacer una tarde de domingo en España a través del fútbol, con el sonido de las radios, elCarrusel deportivo, la gente que acude al campo, los preparativos…”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario