15.1.09

Hace tiempo que leí el libro Ser digital o Mundo digital, de Nicholas Negroponte, creo que sus reflexiones me descubrieron la necesidad de trabajar con bits.
Llevo cerca de 5 años escribiendo blog y utilizando herramientas digitales que facilitan el aprendizaje. En estos años las cosas han cambiado mucho ahora tener un blog de aula no es sinónimo de profesor friki, es algo normal, casi todos tenemos uno.
Los alumnos en el manejo de bits van muy deprisa y ya no es raro encontrarse en clase de FP alumnos con sus portátiles para tomar notas y desarrollar procesos de trabajo personales como la edición de audio y vídeo.
Hoy he leído esto y no he podido dejar de citarlo:
“Hoy día controlamos el brillo, volumen y canal de un aparato de televisión; mañana podremos variar el sexo, la violencia y la tendencia política”.
Negroponte.
Pues eso, que me ha hecho pensar.

Lo he copiado de: downloading + media.

3 comentarios:

  1. Yo hoy he leído un reportaje en el periódico que hacía referencia a la exposición que se va a dedicar en el Museo del Hombre de París a los restos de Homo antecessor encontrados en Atapuerca. Este reportaje recordaba que el primer homínido llegó a Europa hace 1.300.000 años, que los Neanderthales aparecieron hace 230.000 años y que el Homo sapiens sólo tiene 50.000 años. En este período el hombre ha conseguido alcanzar una sofisticación tecnológica espectacular a un ritmo vertiginoso. El problema es que 50.000 años no son suficientes para que en una especie se produzcan cambios evolutivos tan significativos como para que llegue a dar un salto cualitativo. Quiero decir con esto que quizá eso que llamamos "hombre" no existe como tal y que en esencia no somos más que mamíferos depredadores que han perdido gran parte del pelo. Yo no puedo evitar que la llegada de los bits provoque una imagen en mi mente: la de un chimpancé jugando con un mechero en una fábrica de papel.

    ResponderEliminar
  2. Metafísico David, a la par que un poco pesimista.
    Yo siempre recuerdo a un profesor que decía que tener hijos era uno de los mayores actos de optimismo. A lo mejor, es por esto por lo que no comparto tu teoría.

    Creo que hemos evolucionado mucho y que nos quedan cosas buenas y positivas por hacer.

    ResponderEliminar
  3. Desgraciadamente los actos de optimismo del hombre no siempre coinciden con lo que conviene al planeta y el resto de los seres vivos que lo habitan. Yo no puedo dejar de pensar que el hombre es un depredador, que tiende a hacer uso de lo que le rodea sin ver más allá y que la tecnología digital puede ser un hacha de sílex que se le vaya de las manos. De todas formas espero que seas tú al que dé la razón el tiempo.

    ResponderEliminar