20.2.10

ENSEÑAR EL TRUCO

El último truco recopilación posproducción from Fernando Marcilla

El otro día vi en La2, y sin publicidad, un programa sobre un profesional de la creación de trucos visuales para el cine. Yo no le conocía, se llama Emilio Ruiz.

He visto y disfritado muchas de las películas en las que trabajó; ahora, gracias a este documental, conozco cómo era su proceso de trabajo. La película que describe el proceso de creación de trampantojos se llama "El último truco".



"Todo lo que he hecho y sigo haciendo es exclusivamente por aprender. Cuando un director me pide solo una cosa yo le entrego dos, pero no por generosidad, sino porque así me impongo un reto que hay que resolver, y eso me estimula y me sirve para saber que aún no he llegado. Y si he llegado me gustaría empezar de nuevo..."
Emilio Ruiz, "Rodando por el mundo" 1996
Enlaces para consultar más información:

2 comentarios:

  1. Hola Pedro:
    Creí que sólo yo había visto el documental. No sé si era así, pero creo que emitían la gala de gran hermano, el primer capítulo de la sexta de Lost, vamos de esas veces que la audiencia se reparte en más de un canal en prime time, pero nadie piensa en que un documental arrastrará a alguien de la oferta de los otros canales.
    A mí me atrapó, ví a David Trueba en el papel de recopilador de información sobre Emilio Ruiz.
    Yo sí sabía de él desde que hizo una exposición increíble en la Fundación Canal.
    Pura magía, pero de la buena. Lo mejor la tertulía con Juan Piquer hablando de la posibilidad de hacer cine comercial, espectáculo cinematográfico para el gran público.Vamos cine de Hollywood.
    Qué tío!. Si le hubieran dejado a él urbanizar Tres Cantos (que se lo conocía al dedillo) en vez de sectores de embarcaciones, etc. hubiera ahora palacios de adoradores de la serpiente de Conan, campamentos romanos, vellocinos de oro, argonautas, vamos todo mucho más interesante.
    Lo dicho magia hecha con la cabeza, pero también con el corazón y las entrañas.
    Otro momento fantástico cuando reconoce que los ayudantes no le duran mucho, que es un trabajo que obliga a estar lejos de la familia y trabajar a troche y moche.

    Qué tío Emilio Ruiz!!!


    Rafa.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Rafa.
    Este señor era un enamorado de su trabajo, ilusionado con los retos que le proponían. Yo conozco a varios, ya sé que lo correcto es decir que ya no existen artesanos, es mentira, claro que los hay.

    Enamorados de sus retos diarios, trabajadores anónimos que no salen en la televisión y que su premio es el trabajo bien hecho. Hay muchos aunque no se les vea.

    ResponderEliminar